Transacciones digitales, dinero digital, criptoactivos, tokens, el mundo se encuentra a las puertas de una revolución financiera digna de una historia de ciencia ficción, y es imparable.

Esta es la historia de Arian, la primera blockchain desarrollada en base al innovador protocolo Proof of Achievement, un producto que nace de la búsqueda de una alternativa inteligente para una de las actividades más prometedoras en el mundo de la economía digital, la minería de criptomonedas.

La era de la economía digital

Sin lugar a dudas, Blockchain ha representado una de las innovaciones tecnológicas más fascinantes de los últimos tiempos, estructura que va más allá de ser el respaldo de seguridad de uno de los productos digitales más revolucionarios en la economía a nivel mundial, Bitcoin.

Las características de blockchain, sus propiedades, sus ventajas y el valor agregado de seguridad que le añade a cada una de sus aplicaciones, aún no se ha logrado cuantificar; sin embargo, en medio de todo esto, y a medida que fuimos profundizando en su naturaleza, creció en nosotros la pasión por esta novedosa arquitectura.

Nos visualizábamos creando productos atractivos para muchos futuros usuarios, con los cuales se pudieran sentir respaldados en el deseo natural de todo ser humano de alcanzar un nivel superior de prosperidad financiera y personal.

Nuestro principal objetivo fue, en medio de este proceso de generación de ideas creativas, desarrollar un producto que sobre todo mantuviera intacta la naturaleza característica y disruptiva de Blockchain, la descentralización, a fin de lograr un beneficio que pueda ser disfrutado por un mayor grupo de interesados.  

Siguiendo la huella de Bitcoin

Todos hemos sido testigos del importante crecimiento de bitcoin, ether y todas las criptomonedas alternativas que surgieron posteriormente. Al involucrarnos más profundamente en este mundo, entendimos que en definitiva, nuestra sociedad está ingresando de manera lenta, pero segura, en lo que será la realidad futura de la economía mundial.

Transacciones digitales, dinero digital, cripto activos, tokens, el mundo se encuentra a las puertas de una revolución financiera digna de una historia de ciencia ficción, y es inevitable, por eso nuestro deseo de no quedarnos atrás y mucho menos por fuera de ella.

Desafortunadamente, este ecosistema ha sido impactado por una gran cantidad de inversores, por la creación de empresas y sobre todo por el aumento en la competencia y dificultad de realización de la actividad criptominera, y que aunque indudablemente ha sido muy productivo a pesar de su fluctuabilidad, ha dejado atrás no solo un enorme desgaste energético sino a muchos posibles participantes sumidos en la frustración.

Durante todo este tiempo conocimos, escuchamos y experimentamos en forma propia, historias de quienes intentamos en múltiples ocasiones ingresar y ser parte activa y productiva del universo de la economía digital, pero tristemente nos estrellamos contra un muro, difícil de franquear, que representa las dificultades de la minería tradicional.

El anhelo de lograr la diferencia

Iniciamos entonces una interesante exploración por el universo de los protocolos de consenso, es decir, recorrimos el mundo de los engranajes que hacen posible la minería de criptomonedas, de los procesos más utilizados para la validación de bloques en una blockchain, y que maravillosamente le dan origen a un criptoactivo.

Desde entonces nuestro equipo se dedicó a investigar el comportamiento del mercado y las ofertas existentes en tecnología blockchain relacionadas con la generación de criptodivisas, a fin de tener claramente identificadas las debilidades del sistema existente, poder crear un proyecto completamente diferente y que represente una alternativa verdaderamente eficiente.

Conocimos el Proof of Work de bitcoin, Proof of Stake de ethereum, Proof of Play, y los protocolos subsiguientes, los cuales se convirtieron en nuestro principal objetivo de estudio. 

Analizamos con profundidad todas sus ventajas pero sobre todo, todos sus inconvenientes, ya que estos hacen parte importante de esa barrera que le impide al inversionista común lograr ser parte de este ecosistema.

Lo que no queríamos ser

Al final de esta exploración viaje pudimos confirmar que la mayor debilidad del protocolo de bitcoin, PoW, radica como ya es sabido por todos, en su enorme gasto energético, su costosa inversión en equipos de cómputo, y más recientemente en el gran crecimiento de las famosas pools o redes de minería, grupos de mineros que se asocian a fin de alcanzar metas y compartir ganancias.

Igualmente nos sucedió con PoS, pues su mayor desventaja radica en la cantidad de criptomonedas que debe poseer un minero para poder participar en la validación de los bloques, lo que lleva a que la información relacionada con la posesión de sus criptoactivos deba ser compartida dentro de la red. Otra de sus debilidades se refiere al riesgo de ataque del 51%, el cual se refiere a la posibilidad de que un usuario llegue a poseer una enorme cantidad de criptomonedas que lo ponga en una posición ventajosa sobre los otros, y lleve a riesgo la integridad de la red.

En nuestro recorrido también conocimos Proof of Play, que resultó muy atractivo al comienzo, un protocolo con características similares al PoS, ya que exige la participación de un minero en un juego, el cual genera una recompensa al momento de validación del bloque,a costa del consumo energético, requerimiento computacional e inversión de tiempo de los protocolos anteriores.

Luego de finalizar este viaje de exploración, nuestro deseo de crear el producto ideal resultó fortalecido y decidimos generar las bases. No sabíamos en ese momento lo que sería y cómo sería, pero sí teníamos claro lo que no queríamos que fuera.

La mayor necesidad, minar inteligentemente

Nuestro proyecto debería tratarse de una criptomoneda de fácil acceso para todos, con un protocolo único y verdaderamente descentralizada que se sostuviera en un protocolo sencillo y posible de operar desde cualquier dispositivo común y muy rentable, en pocas palabras, tendríamos que desarrollar la verdadera minería inteligente.

Con todo el ímpetu iniciamos en agosto de 2017 el desarrollo de nuestro proyecto, exploramos con proyectos PoP, ya que considerábamos que una prueba de juego efectivamente desarrollada podría representar un verdadero grado de facilidad para la minería de criptomonedas. Así mismo investigamos algunas blockchain desarrolladas en base a Ethereum, pero igualmente no resultaba ser convincente para la idea que deseábamos plasmar.

Fue entonces cuando decidimos correr el riesgo de crear una blockhain propia y única, la cual debía operar igualmente con un protocolo especial y único.

Pero crear una blockchain no es una fácil labor, demanda varios intentos y sobre todo no darse por vencido fácilmente, más cuando se trata de crear una cadena de bloques que no sea similar a las ya existentes.

Hasta este momento de nuestra historia sólo teníamos claro como debía ser el producto que deseábamos crear, y transcurrió algo más de un año, para poder tener bien cimentadas las bases de lo que sería nuestro protocolo, Proof of Achievement, un protocolo que debía reunir todas las facilidades para la realización de minería inteligente.

Después de tantos intentos surgió la idea que traería a la vida a PoAch. ¿Por qué no tomar lo mejor del protocolo más efectivo hasta el momento PoW y fusionarlo con las mejores características del protocolo PoP, el cual nos resultaba tan atractivo?

Comparativo entre PoW y PoAch

Proof of Achievement

Sí, Proof of Achievement (PoAch) es el resultado de la fusión entre el Proof of Play (PoP) y el Proof of Work (PoW), de esta manera logramos desarrollar nuestro propio protocolo de consenso algorítmico, el cual plantea una estrategia en la que el trabajo que realices al interactuar con tu dispositivo, llámese computador, smartphone, o cualquier otro, es premiado una vez que logres alcanzar la meta del desafío planteado.

Esta perfecta interacción entre un minero y el dispositivo que utiliza, es a lo que hemos denominado simbiosis humano-máquina, una característica que permite a los mineros realizar esta labor utilizando menos recursos físicos, con un menor gasto de energía y con las mejores condiciones de seguridad.

Arian, una blockchain única

Había nacido nuestra innovadora blockchain respaldada por un protocolo único, sólo le restaba un pequeño paso para plasmarse como una realidad, asignarle un nombre.

El nombre Arian surgió después de escuchar varias propuestas e investigarlas todas, para realizar la elección correcta. Arian como palabra es un término manejado en una corriente de pensamiento para referirse a un hijo que aunque no tiene la misma esencia de su padre surge con la misión de transformar el mundo. Una descripción muy acorde a nuestro propósito, ya que Arian es un criptoactivo que no tiene la misma esencia de la criptomoneda madre bitcoin, pero ha sido creado para cambiar el mundo cripto.

Desde este punto en adelante empezó la segunda parte de nuestra historia y todo lo que nos llevó a construir lo que somos el día de hoy. Hasta aquí te contamos la primera parte de nuestra historia. 

Aún tenemos mucho para contarte, pero mientras tanto no dejes pasar esta oportunidad. ¡Comienza a minar hoy mismo, descarga ya el Nodo Interactivo! Puedes convertirte en un Arianminer con sólo hacer clic aquí https://ariancoin.io.

Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe más información acerca de nosotros. ¡Se desde ya parte de esta aventura llamada Arian Coin!

Compartir artículo